Sanofi

Inspírate: Ahsan

La narración de historias es la base de nuestra cultura como seres humanos, pero pocos de nosotros tenemos la oportunidad o el placer de hacerlo como carrera profesional. Ashan, poeta y escritor y director del Festival Literario de Dhaka, nos habla de su trayectoria literaria y los altibajos que ha tenido a lo largo de los años.

¿Cómo empezaste tu carrera como narrador de historias?

Se podría decir que narrar historias es mi pasión, y por eso disfruto de las tres cosas a las que dedico la mayor parte de mi tiempo: escribir, organizar un festival literario y dirigir una empresa de relaciones públicas. Sin embargo, cuando me gradué no encontré el trabajo de mis sueños ni tenía la experiencia necesaria para empezar un negocio. Como la mayoría de mis compañeros de clase, me incorporé al sector de la banca.

La City de Londres se consideraba el lugar codiciado para cualquiera que tuviese un título de economía o finanzas. La competencia por un puesto era intensa. Solo tuve éxito en darme cuenta de que mi corazón no estaba en ello. Como muchos de mis colegas, me resigné y seguí trabajando. Había algunos aspectos del trabajo que me gustaban pero en general era bastante monótono. Me dediqué a él durante 10 años hasta que decidí empezar mi propio negocio en el Lejano Oriente. Entonces era una cuestión de usar los ahorros para dar el paso o comprar una casa aquí. Elegí lo primero, porque siempre he creído en el mantra: «la fortuna favorece a los valientes».

Después de dos años en Malasia y Singapur sin grandes avances en mi empresa de comercio de materias primas, me vi obligado a cerrarla y volver a Londres. Mis ahorros se habían agotado y estaba de vuelta en un mercado que me ofrecería puestos en bancos. Por desgracia, los responsables de contratación suelen pasar por alto la idea de las destrezas transferibles, así que decidí tomar mi propio camino. Y eso es lo que les repito a todos los aspirantes a empresarios: si crees en ti mismo, no permitas que nadie te detenga.

¿Qué dificultades tuviste para triunfar?

La primera dificultad o reto fue el inevitable: crear un nuevo negocio sin personal, sin oficina y sin contactos para conseguir clientes. Como en cualquier mercado, es extremadamente difícil entrar y ganarse la confianza de un cliente. En relaciones públicas y marketing no existe un producto tangible, así que hay que creer de verdad en la persona y sus ideas antes de aceptar trabajar juntos. El otro aspecto es que todos los resultados son longitudinales. Estos son algunos de los problemas comunes a los que se enfrenta cualquier nueva empresa de relaciones públicas en cualquier parte del mundo.

¿Qué te impulsó o inspiró?

Fue un factor simple: o hacía que el negocio funcionase o tendría que volver a buscar trabajo. Llevaba mucho tiempo soñando con iniciar y desarrollar mi propia empresa. Sabía que era ahora o nunca, a vida o muerte. Cuando los seres humanos se ven empujados hasta ese extremo, de repente todo encaja, tal vez incluso el Universo responde para ayudarte.

¿Cuál sería el mejor consejo que darías a alguien que está empezando?

Muestra determinación e intenta rodearte de personas con mentalidad positiva.

¿Tienes una cita motivadora favorita?

El pesimista se queja del viento; el optimista espera que cambie; el realista ajusta las velas.

--William Arthur Ward

Cuenta tu historia y envíala al equipo de Pharmaton®

Sube tu historia

¿TIENES UNA HISTORIA INSPIRADORA QUE CONTAR?

Sube tu historia
CUENTA TU HISTORIA

Rellena el formulario de abajo y envíalo al equipo de Pharmaton®

Háblanos de ti:

AL enviar esta historia doy mi consentimiento a que su contenido sea adaptado y publicado en el sitio web de Pharmaton®.
*CAMPOS OBLIGATORIOS